Agradecemos a Jorge Marroquín por mencionar a Legal Machine en su Articulo en The Lawyer Magazine

Jorge Marroquín Cabrera, encargado del Departamento Legal del Grupo Financiero G&T Continental, explica la importancia de automatizar los contratos y documentos legales.



El efecto de la paralización de actividades a nivel general será algo que seguiremos sintiendo durante años por venir. No es una profesión para tímidos. Me ha exigido que tome al proverbial toro por los cuernos, arriesgándome al escoger trabajos cada vez más retadores.


En nuestro departamento, hemos aprovechado la crisis para incentivar la responsabilidad y compromiso personal de nuestro equipo, pues el trabajo a distancia impuesto por las restricciones de horario exigieron un nivel de autogestión mayor al que teníamos costumbre.


Estoy muy orgulloso de los miembros del departamento que han estado a la altura de estas circunstancias.


Nos hemos apoyado en la herramienta de automatización de minutas de contratos (Legal Machine). Lo que se traduce en un ahorro en tiempo y reprocesos y en la disminución de errores.


Todo eso libera a mi equipo para realizar el trabajo que es tan valioso, como manejar las nuevas formas de interacción con las oficinas y registros públicos para que nuestro cumplimiento de plazos no sufra y atender a los clientes internos y externos de forma eficiente.


Y, como ninguno sabemos hacerlo todo, parte de la gestión eficiente de un departamento interno es saber contratar a firmas externas para brindar perspectivas frescas. Yo acudo principalmente a éstas en dos temas:

  1. cuando la capacidad instalada del departamento no es suficiente para atender algún proyecto en específico; y

  2. cuando la especialización en ciertas áreas es vital para poder llevar a cabo el proyecto que se requiera.

Es simplemente imposible serlo todo para todos, todo el tiempo.

Tal vez cuando fui niño no soñé con ser abogado, pero estoy seguro que mi yo de cinco años estaría de acuerdo con la carrera que tenemos ahora y del impacto que podemos generar a nivel país.

No conozco a ningún niño que sueñe ser abogado cuando sea grande; todos quieren ser médicos, bomberos o astronautas. Sin embargo, siendo abogado me ha tocado apagar fuegos, sanar negocios y ayudar a mis clientes a viajar hasta donde quieran.


Mi recomendación final es simplemente atreverse a tomar retos y destacar haciendo bien las cosas desde nuestro circulo de influencia generando cambios sostenibles para marcar la diferencia en este mundo tan competitivo.